Población civil es la más afectada por la suspensión de diálogos del Gobierno y el ELN

Nacional
Herramientas
Tipografía

Víctor de Currea Lugo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, analizó la situación de los diálogos entre el ELN y el Gobierno. Suspendidos por decisión de este último. “Estamos en una gran incertidumbre porque las dos partes están midiendo fuerzas”, precisa.

“Las dos partes están buscando una salida al impasse del fin del conflicto armado y las dos partes comparten por lo menos dos elementos. Uno, la necesidad de negociar en medio de un cese al fuego bilateral como se venía haciendo. Dos, la necesidad de que ese cese sea fortalecido, sea mucho más dinámico, mucho más preciso. El problema está en cómo llegamos a ese cese bilateral”.

Mientras el Gobierno plantea prorrogar el cese actual, como se deduce de sus últimas declaraciones; el ELN optó por la vía militar. Pero desde la sociedad se espera que esta disyuntiva no dure mucho tiempo, prontamente se defina un nuevo cese y una nueva etapa de conversaciones.

El académico se refirió al papel de la comunidad internacional en el proceso. “Primero, el acompañamiento que han hecho varias embajadas allí en Quito durante los 11 meses de negociación; dos, durante la supervisión, el papel de Naciones Unidas; y tres, la comunidad internacional ha estado volcada a contribuir en los ejercicios de participación”.

Aquí recuerda que “la base de la mesa de la negociación entre el Gobierno y el ELN es la participación social”. Por eso, señala que llama la atención el desazón y la incertidumbre entre la comunidad por esta suspensión de diálogos.

Dirigentes de organizaciones sociales confirman que el cese al fuego trajo alivio a la población, a pesar de los incidentes violentos. Por ello, sí hay mucho temor a que se pueda reactivar el conflicto armado. En caso de regresar la guerra, los principales afectados serán la población civil.

Pin It

Más leídos de Septiembre