El caso de la profesora Edna Vacca, reflejo de lo pésima que está la salud del magisterio

Educación
Herramientas
Tipografía

El fin de semana en redes sociales se conoció el caso de la profesora Edna Vacca. Nuevamente mostró que la solidaridad en el magisterio puede mover incluso el irregular servicio de salud. Además, demostró que la transición de la contratación entre las viejas y nuevas entidades está peor de lo planteado.

Ella fue operada en Servimedicos en Villavicencio, la cirugía normal se complicó por peritonitis, la cual puso en peligro en su vida. En mitad de la operación, la entidad decidió remitirla a Bogotá a la Clínica Fundadores, con su cuerpo aún abierto.

Ella y su esposo fueron trasladados hasta Bogotá, pero al llegar a la ciudad se encontraron con que no había remisión alguna.  De hecho, esta clínica ya no tiene convenio con Servimedicos. Enrique Alfonso Vargas y Alejandro Moncada, directivos docentes del Meta; Yesid González, desde Bogotá, estuvieron acompañando el caso en la emergencia.

Un mensaje en redes sociales se viralizó. Centenares de docentes de Bogotá cooperaron. “Aun cuando no hay un convenio, la ley es clara en que se debe atender al paciente, y posteriormente hacer los cruces. Esta compañera en todo este proceso estaba en el paseo de la muerte de nuestro país, y de la cual vamos a estar involucrados nosotros los docentes si no nos ponemos pilosos y nos apersonamos del tema”, apunta Vargas.

“Empezamos a orientar al compañero (el esposo), porque sabía que las urgencias y demás eran a través del Hospital San José. Los llevaron allá en la parte de pediatría. No la atendieron porque no tenían la manera y la trasladaron a la San José en el centro. Cuando llegaron allá otra sorpresa más. Les dijeron que esta clínica no tenía convenio con Servimedicos Meta”.

Precisamente por esas redes desde Servimedicos contactaron al esposo Wilmar Esneider Rico Díaz para hacer todo el trámite pendiente. A la fecha, la profesora se encuentra en la UCI del hospital San José, es una operación de bastante riesgo. Por la peritonitis varios de sus órganos estaban comprometidos.

Vargas finaliza con un mensaje claro. “Esto no se trata de quién es el veedor de salud de la ADE, quien tiene que verificar y trabajar, sino todos los docentes del país los que tenemos que estar pendientes de cuáles son nuestros tratamientos de salud”.

Pin It

Más leídos Educación